Vote Wyatt M. & Alex G. for Delegates from Local 10

As members of Local 10, our record speaks for itself. We have taken the lead on standing up to the contractors when they tried to grab for our pension, building for a strike and organizing our co-workers. We have served on several committees, including the contract committee. Now painters’ hands aren’t tied by “binding arbitration.” We served on the Volunteer Activist committee, and the Anti-racist Mobilization committee, where we were able to mobilize our local to oppose the “Patriot Prayer” fascists.

We have supported translation, both for union meetings and for apprenticeship classes, because our Spanish speaking sisters and brothers are the life blood of our local and should have no barrier to full education, promotion, and participation in our union. Wyatt fought for years to get our contracts translated into Spanish. Finally, they are.

We also stand on the slogan “An Injury to One is an Injury to All”. All workers are our sisters and brothers, and any attack on workers rights is an attack on our rights. We need to build workers defense guards to stand up to racist and fascist groups. We stand for women’s rights, the right to free childcare, and in defense of abortion rights. We need to tear down divisions between the trades. A picket line means don’t cross. We are for massive united action of all the trades against the bosses.

We need to break with the Democrats, the Republicans, and all parties of the bosses and build real class struggle workers party. We need to untie our hands and fight to win.

Vote on Saturday, June 8, any time from 8 a.m. to 5 p.m. at any of three locations:

Local 10 hall, 11105 NE Sandy Blvd, Portland, OR 97220

Best Western, 3125 Ryan Dr. SE, Salem, OR 97301

Plumbers & Pipefitters 290 Training Center, 2861 Pierce Parkway, Springfield, OR 97477

Only Vote For Class-Struggle Candidates!

Advertisements

Vota por Alex G. para delegado a la conferencia nacional del IUPAT

(Click here for a version in English)

Estimados compañeros y compañeras: me presento como candidato por ser delegado de Local 10 a la conferencia nacional del Sindicato de Pintores y Oficios Afines (IUPAT por sus siglas en inglés). En la conferencia, quiero representar los mismos principios clasistas por los cuales soy conocido en el sindicato local. Necesito su voto.

Soy pintor comercial, calificado de journeyman, graduado de nuestro sistema de aprendices. Soy un militante socialista y sindical de toda la vida. En el Local 10, los miembros me conocen por insistir en la transformación de nuestro sindicato en instrumento de lucha de todos los pintores y tayperos. Creo que muchos están de acuerdo conmigo en que nuestra unión debe estar lista para librar una huelga poderosa y eficaz para liberar a los pintores de nuestros salarios de miseria. Participé en el “comité consultivo” del contrato de 2017, exigiendo el “5-5-5” (aumento anual de $5) y un plan serio para la huelga. Encabecé la resistencia en Siegner a la aplicación espía “T-sheets.” Varios de nosotros estamos organizando a los pintores y tayperos para defender nuestra pensión contra la inagotable avaricia de los patrones, empujando el programa de escuadrones como “equipos de acción,” y enfrentando a los dirigentes que descartan las preparaciones concretas para una huelga.

Los dirigentes de nuestro sindicato ostentan como lema “la colaboración [con las empresas] rinde,” y gastan nuestras cuotas jugando al golf con los patrones. Por el contrario, insisto en que los capitalistas no son nuestros socios, sino nuestros explotadores. Lo poco que tenemos se puede defender sólo por medio de la movilización de nuestro poder de clase. Nuestro trabajo es la fuente de todas las ganancias de los patrones. Fortalezcamos a la unión mostrando a los trabajadores no sindicalizados que somos serios y que no nos dejamos intimidar. Creo en la solidaridad obrera, no en la ilusión que haya intereses comunes entre los obreros y los patrones. Esto significa que debemos oponernos al racismo y a los prejuicios antiinmigrantes en todas partes, porque lo que nos divide nos debilita frente al patrón. Quien busca envenenar al movimiento obrero con el racismo y el chovinismo es nuestro enemigo. El movimiento obrero debe exigir plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes.

El local 10 llegó ser conocido al nivel nacional por nuestra toma de posición sobre estas cuestiones. Fui uno de los escritores de nuestra moción histórica que proclamó el compromiso del Local 10 para movilizarnos contra organizaciones fascistas y racistas, y estuve presente junto con otros sindicalistas en las primeras filas contra los matones de “Patriot Prayer”. El movimiento obrero tiene la fuerza para barrer a estos aspirantes a nazis, pero hay que usarla antes de que sea demasiado tarde. Ahora el consejo regional 14 del IUPAT de Chicago, y la AFL-CIO del estado de Illinois se nos han sumado al aprobar también nuestra moción antifascista. Sus palabras de apoyo deben llenar de orgullo a cada militante del Local 10. Pero hay que pasar de las palabras a la acción. Como delegado, buscaré difundir el ejemplo que han dado el Local 10 y el DC 14. Nuestra experiencia en Portland, y la historia trágica del ascenso de Hitler en los años 1930 demuestran que los políticos liberales o demócratas y sus policías no van a parar a los terroristas fascistas. Tenemos que estar preparados para defender a nuestros sindicatos y a nuestras comunidades contra estos productos mortíferos del sistema capitalista en decadencia.

Junto a otros miembros del Local 10 presenté nuestra moción de agosto de 2016 rechazando a los Demócratas como partido patronal, así como todos los partidos y políticos de la burguesía, llamando, en cambio, por un partido obrero de lucha clasista. Todos saben que Trump es un intolerante racista que odia a los sindicatos. Pero no se puede combatir a Trump con los Demócratas. Éstos, desde Bernie Sanders hasta Joe Biden, son representantes de la clase capitalista que vive de nuestro trabajo y gobierna por medio de su sistema brutal y racista de opresión y guerra alrededor del mundo. Representaré al Local 10 en la conferencia oponiéndome a cualquier apoyo a los Demócratas, o a cualquier partido patronal. En este país los patrones tienen dos partidos. Nosotros los trabajadores necesitamos el nuestro, para dirigir la lucha de clases hacia un gobierno obrero.

Para votar, hay que estar al día con la cuota de Local 10, y hay que presentarse en la reunión sindical del 15 de mayo. Llame por teléfono a la oficina sindical, 503-257-0589, para averiguar su estatus. Asista a la reunión, el miércoles 15 de mayo a las 6 p.m., en uno de estos lugares: Local 10 hall, 11105 NE Sandy Blvd, Portland, 97220; Best Western, 3125 Ryan Dr. SE, Salem, 97301; Plumbers & Pipefitters 290 Training Center 2861 Pierce Parkway, Springfield, 97477.

¿Preguntas? cswp@csw-pdx.org o 503-303-8278.

Vote Alex G. for IUPAT Convention Delegate

(Haz clic aquí para leer en español)

Dear fellow union members: I have been nominated to represent Painters and Drywall Finishers Local 10 at this year’s international convention of the painters union. I want to represent Local 10 at our convention by standing for the same militant class-struggle principles that I have become known for in our Local, and I need your vote.

I am a journeyman commercial painter, graduate of our apprenticeship, and have been a lifelong socialist and union activist. In Local 10, members know that I have consistently pushed to transform our local into a fighting instrument of all painters and tapers. I think I speak for many in saying that our union must be ready to wage a powerful and effective strike to break painters out of our poverty-level wages. I was active on the painters’ 2017 “contract advisory” committee, demanding “5-5-5” and a serious strike plan. I led the resistance at Siegner to the privacy-invading “T-sheets” spyware app. A number of us have been working to get finishers and painters organized to defend our pension against the bosses’ insatiable greed, promoting the “member action team” squad program and challenging the union leaders who argued against real strike preparations.

Our union leaders say “partnership works” and spend our dues money playing charity golf with our boss-“partners.” I say the capitalists are not our partners, they are our exploiters. We can only defend what little we have by mobilizing our working-class power. We created all the bosses’ wealth with our labor. We can grow our union by showing non-union workers that we mean business and won’t be pushed around. I stand for workers solidarity, not the illusion of common interests with the bosses. That means opposing racism and anti-immigrant prejudice at every turn, because whatever divides us weakens us against the bosses. Whoever seeks to poison the labor movement with racism and national chauvinism is our enemy. Labor must demand full citizenship rights for all immigrants.

Local 10 has gained national recognition for our stand on these issues. I helped to write our historic resolution committing Local 10 to mobilize against fascist and racist groups, and I have stood with painters, tapers and other union militants on the front lines against “Patriot Prayer” thugs. Labor has the numbers and power to sweep the wannabe Nazis off our streets, but we have to use it before it’s too late. Now the Chicago IUPAT District Council 14 and Illinois AFL-CIO have joined Local 10 in committing to mobilize against the fascists. Their words should fill every Local 10 member with pride. But they must be turned into disciplined action. As a delegate, I will seek to spread the example that we in Local 10 and DC 14 painters have set. Our experience in Portland, and the tragic history of the rise of Hitler in the 1930s, shows that liberal Democratic politicians and their police won’t stop the fascist terrorists. We must be prepared to defend our unions and our working class communities against this deadly product of the decaying capitalist system.

In Local 10, I along with several others put forward our August 2016 resolution rejecting the bosses’ Democratic Party and all capitalist parties and politicians, calling instead for a class-struggle workers party. Everyone knows Trump is a union-hating racist bigot. But we can’t fight Trump with Democrats. The Democrats from Bernie Sanders to Joe Biden are representatives of the capitalist class that lives off our labor and rules through its brutal, racist system of world-wide oppression and war. I will represent Local 10 at the convention by opposing any support or endorsement for the Democrats, or any bosses’ party. The bosses have two parties. We need our own party to lead the workers class struggle, for a workers government.

To vote, you must be a Local 10 member in good standing, and you must attend the May 15 monthly union meeting. Call the union office at 503-257-0589 to verify that you are in good standing. Come to the union meeting at 6 p.m., Wednesday May 15. Choose from three locations: Local 10 hall, 11105 NE Sandy Blvd, Portland, 97220; Best Western, 3125 Ryan Dr. SE, Salem, 97301; Plumbers & Pipefitters 290 Training Center 2861 Pierce Parkway, Springfield, 97477.

Questions? Contact me at cswp@csw-pdx.org or 503-303-8278.

Wyatt McMinn para vicepresidente, IUPAT Local 10

English version here

Wyatt at work
Wyatt trabajando

Quiero anunciar mi candidatura a la vicepresidencia del Local 10 de nuestro sindicato, el IUPAT (pintores y drywaleros). Actualmente, soy delegado al consejo regional de la unión (DC 5). Soy presidente del comité de activistas voluntarios (VAC) en el Local 10, y formo parte de la subcomisión de negociación del contrato. Esta última fue fundamental para liberar a los pintores del arbitraje obligatorio que estipulaba el contrato. He tenido el privilegio de cumplir dos mandatos en la junta directiva de nuestro Local. En ese tiempo formulé la propuesta para establecer el MASH Fund (fondo de asistencia para los miembros). Impulsé la traducción de los contratos colectivos al español. Además, he sido elegido tres veces como delegado al congreso estatal de la AFL-CIO. En el congreso de 2015, presenté y defendí la moción para movilizar el poder sindical contra el falsamente llamado “derecho al trabajo” (“right to work”). Representé con orgullo a nuestro sindicato en varios eventos y actividades sindicales, como nuestro contingente en el Primero de Mayo, desde hace muchos años.

Como sindicato y como movimiento obrero enfrentamos tiempos difíciles. Esto exige una estrategia para organizar a los no organizados, para unirnos a través de las divisiones gremiales contra los patrones, para oponernos a todo intento de dividirnos mediante el racismo y el sexismo, y para romper las cadenas que nos atan al partido Demócrata, como hizo nuestro Local cuando resolvimos no dar ningún apoyo a los demócratas ni republicanos, ni a ningún partido de los patrones. Como vicepresidente del Local 10, he apoyado esta estrategia, trabajando para organizar a los pintores no sindicalizados de Edwards Painting y apoyando la campaña de organización sindical en Burgerville.

El Primero de Mayo de este año nuestra consigna fue “defender a los inmigrantes, romper con los demócratas y republicanos, forjar un partido obrero de lucha clasista”. Nuestro Local se ha puesto en la primera fila al impulsar la política de usar el poder de la clase obrera para defender a los inmigrantes, movilizarse contra los fascistas y supremacistas blancos y oponerse a la legislación anti-laboral. No es secreto que nos encontramos bajo ataque – del parte de los patrones, el gobierno y otras fuerzas reaccionarias – y hay que resistir. Tenemos en nuestras manos el poder no solo para resistir estos ataques, sino para derrotarlos, en el camino a que la clase obrera llegue al poder.

En solidaridad,

Wyatt McMinn

Wyatt McMinn for Vice President, IUPAT Local 10

en español aquí

Wyatt at work
Wyatt at work

I would like to announce my candidacy for Vice President of IUPAT LU 10. I currently serve as a delegate for DC5. I chair the Volunteer Activists Committee as well as the Contract Negotiation Sub-Committee, which was a key factor in helping get rid of binding arbitration in the painters’ master area agreement. I have had the privilege to serve on the Executive Board for two terms. In those two terms I wrote the language to help establish the Local 10 MASH Fund. I pushed to get the contracts translated into Spanish. I have also been a delegate to the Oregon AFL-CIO State Convention three times. In 2015, I brought a resolution to mobilize union power against “Right to Work” and fought for it on the floor of the convention. I have proudly represented Local 10 at labor events and actions including our union’s contingent in May Day for many years.

We as a union and as a whole labor movement are facing tough times ahead. We need a strategy for labor that will carry forward efforts to organize the unorganized, unite against the bosses across craft lines and against attempts to use racism and sexism to divide us, and break the chains that tie labor to the Democratic Party, as our local did when we voted to not support the Democrats, the Republicans, or any party of the bosses. As the Vice President of Local 10, I have carried forward with that strategy, both working to organize unorganized painters at Edwards Painting, and supporting unionization efforts at Burgerville.

This year on May Day, our slogan was “Defend Immigrants, Break with the Democrats and Republicans, For a Class Struggle Workers Party”. Our local has taken the lead in pushing to use the power of labor to defend immigrants, mobilize against fascists and white supremacists, and stand up to anti-worker legislation. It’s no secret that we are under broad attack – from the employers, the government and other reactionary forces – and we have to fight back. We have the power not just to resist these attacks, but defeat them on the way to bringing the workers to power.

 In Solidarity,

Brother Wyatt McMinn

Sindicato de pintores de Portland dice: ¡Al diablo con los partidos patronales! ¡Construir un partido obrero de lucha clasista!

El siguiente artículo fue publicado originalmente en el Bridge City Militant No. 3, verano/otoño de 2016.

En una decisión histórica, la asamblea del Local 10 del Sindicato de Pintores y Drywaleros (IUPAT, por sus siglas en inglés), aprobó con votación unánime rechazar a los partidos Demócrata y Republicano, lo mismo que a “cualquier partido de los patrones”, y a “instar al movimiento obrero a que rompa con el Partido Demócrata y construya un partido obrero de lucha clasista”. La resolución fue presentada por miembros del CSWP, y es el resultado de años de paciente trabajo político de educación y lucha. Miembros de base del sindicato hablaron apasionadamente acerca de la necesidad de organizar nuestro propio poder como trabajadores y de sólo confiar en él.

El impulso a favor de la resolución creció debido a que los miembros del sindicato enfrentan la misma realidad espantosa que la población en todo el país: como dice la resolución, “la elección presidencial de 2016 nos ofrece ‘elegir’ entre un payaso delirante y racista, por un lado, y un representante de carrera de Wall Street” (dejamos a los lectores que decidan quién es quién). La noticia de nuestra resolución recorre el país, pasando de miembro a miembro, de local a local. Los trabajadores están hartos de que “los patrones tengan dos partidos que representan a su clase, mientras que millones de trabajadores no tienen ninguno”. Dos días más tarde, como si lo hiciera para enfatizar lo que decimos, el candidato demócrata a la vicepresidencia, Tim Kaine, promotor de la política rompesindicatos denominada con el eufemismo “right-to-work” (derecho al trabajo), arribó a Portland para participar en una exclusiva reunión en un club campestre para recaudar fondos en la que cada boleto de entrada costaba 27 mil dólares, organizada por prominentes empresarios republicanos.

Así el Local 10 dio un paso firme y significativo hacia la independencia política de la clase obrera. ¿Qué sigue? Los militantes clasistas esperan promover el ejemplo del Local 10 para promover iniciativas, aquí y en el resto del país, por lo que aboga la resolución: construir un partido obrero de lucha clasista.

A lo largo de la historia de Estados Unidos, los sindicatos han estado políticamente encadenados a uno u otro de los partidos que representan al capital, limitándose así a la imposible tarea de presionar a los representantes políticos de los patrones y a buscar al que entre ellos represente al “mal menor”. Cuando los trabajadores comiencen a movilizarse para romper estas cadenas, como esperamos en el CSWP que augure la decisión de Local 10, se abrirá toda una serie de cuestiones políticas que nunca han sido ampliamente discutidas en el movimiento obrero norteamericano. ¿Cómo debería ser un partido obrero? ¿Qué debería hacer? ¿Qué significa “lucha clasista”?

No a los verdes ni a otros seguidores quemados de Sanders

Uno de los factores que han contribuido al apoyo a favor de nuestra resolución en el Local 10, y su creciente resonancia a escala nacional, es la desilusión que sienten muchos de los partidarios de la “revolución política” de Bernie Sanders. Millones en todo el país están empezando a entender que esta “revolución” era un engaño desde el principio. Muchos de los supuestos “radicales” y “socialistas” mostraron su verdadero pelaje al alentar el apoyo a favor del senador de Vermont, que es de hecho un político del Partido Demócrata. Nosotros no. Dijimos la verdad en el número 1 del Bridge City Militant, a saber, que “quienes apoyan a Sanders ciertamente son bobalicones del partido predilecto de Wall Street: ‘energizando’ a las ‘bases’ –los trabajadores, la gente pobre, las minorías raciales oprimidas y las mujeres – para que voten a favor del partido de sus opresores que supuestamente representa un ‘mal menor’. Es pura estafa”. No nos dejemos estafar de nuevo.

Ahora que ocurrió lo inevitable, muchos partidarios de Sanders están abandonando a los demócratas para votar a favor de la fórmula del Partido Verde compuesta por Jill Stein y Ajamu Baraka. Sin embargo, el Partido Verde es un partido capitalista tanto como lo son los partidos Demócrata y Republicano. Y la línea de clase es fundamental. Aunque algunos supuestos “radicales” llaman a “romper con el sistema bipartidista”, o promueven un vago “partido del 99%” (que incluiría a buena parte de los patrones y a sus matones a sueldo, los policías), lo que importa no es número de partidos que contiendan, sino cuál es la clase que representan. Que no acepten ningún sustituto: lo que necesitamos es un partido para los trabajadores.

La plataforma del Partido Verde es un revoltijo de ilusiones liberales, evidentemente preparado bajo la influencia de cristales sanadores y vapores homeopáticos. Fundamentalmente, lo que hace es consagrar el derecho a la propiedad privada capitalista. Una vez que se acepta como base el sistema capitalista, las diversas propuestas de reforma en la plataforma del Partido Verde, algunas de las cuales se podría apoyar en lo abstracto, no son más que pura palabrería hueca.

Pero la plataforma verde tampoco es un simple conjunto de buenas ideas equivocadas. Propone un futuro de guerras imperialistas para EE.UU. siempre y cuando estas guerras sean autorizadas por las Naciones Unidas. ¿La ONU? ¿Esa covacha de ladrones que actualmente provee una hoja de parra a la ocupación de Haití y que nació en la genocida guerra dirigida por EE.UU. en contra de Corea? El partido Verde está, desde luego, a favor de la “paz”. Dice que hay que reducir el presupuesto militar norteamericano a la mitad: eso representaría un presupuesto militar anual de 350 mil millones de dólares (¡!). Bajo estas condiciones, muchos generales asesinos del Pentágono encontrarían buen cobijo en el Partido Verde. Los trabajadores con conciencia de clase, en cambio, nos oponemos a “nuestro propio” gobierno en sus guerras, intentando movilizar el poder proletario aquí y más allá de las fronteras nacionales.

El hecho de que los patrones no necesiten de los servicios del Partido Verde no lo hace menos capitalista, ni lo convierte en un aliado de la clase obrera. Se trata de un refugio para demócratas sin techo. Pero la clase obrera, la vasta mayoría de la sociedad norteamericana y la clase cuyo trabajo produce toda la riqueza del mundo, no necesita un campamento político para los desamparados. Lo que necesitamos es nuestro propio instrumento político, uno que movilice y coordine el poder que tenemos como clase.

¿Qué debería hacer un partido obrero?

Un partido obrero de lucha clasista encabezaría la lucha en las líneas de piquete y en la calle: para paralizar las ciudades en protesta contra la epidemia de asesinatos policiacos racistas. Organizaría acciones como la ejemplificada por el Local 10 del ILWU en Oakland el Primero de Mayo de 2015 en contra de los racistas ataques de la policía.

Para hacer jirones las leyes antisindicales como la Taft-Hartley y promover la sindicalización en las industrias no organizadas, montando masivos piquetes de huelga que los esquiroles no se atrevan a cruzar. Para desmantelar los campos de concentración en los que están encerrados miles de nuestros compañeros y compañeras inmigrantes, detener las redadas del ICE y exigir plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes.

¿Cuántos movimientos contra la guerra ha habido? Es preciso liberar a nuestras hermanas y hermanos de clase en todo el mundo de la pesadilla de la guerra imperialista: hay que hacer huelga contra la guerra, boicot sindical a embarcar y desembarcar cargamentos bélicos. Esta lucha no puede parar y no podrá triunfar hasta que la clase obrera esté en el lugar que le corresponde, como dirigente de este país. Eso es a lo que nosotros del CSWP nos referimos con lucha clasista.

Claramente, nuestra perspectiva es hoy por hoy la de una pequeñísima minoría en el movimiento obrero. Sin duda, la mayor parte de los trabajadores sigue teniendo ilusiones en la “democracia” de los patrones y tiene la esperanza de reformarla para hacerla más justa para las personas que se encuentran en la base de la sociedad. Los actuales dirigentes de los sindicatos han hecho sus carreras sobre la base de la traición a los trabajadores y ofreciendo sus servicios para entregarnos como víctimas-votantes a los partidos patronales. La lucha por un verdadero partido obrero habrá de librarse en contra de los burócratas vendidos que dirigen hoy en día a los sindicatos.

En la actualidad, para muchos las palabras “política” y “partidos” se refieren al cínico juego electorero en busca de puestos, todo dentro de los márgenes de lo que resulta aceptable a la democracia del dólar de los patrones. La mayor parte de los países de Europa y de muchas otras partes del mundo, desde Brasil hasta la India, han tenido experiencias añejas con partidos “obreros”, “laboristas”, “socialistas” o “comunistas” que son importantes socios en la administración de los gobiernos patronales. En este país, ha habido una serie de intentos que no maduraron de construir “partidos laboristas” sobre la base de un programa diseñado para no hacer daño a los demócratas y burócratas sindicales. En Oregon y en algunos ostros estados existe el “Working Families Party” [Partido de las Familias Trabajadoras], que no es en lo absoluto un partido, sino un cínico fraude cometido en contra de la membresía sindical por parte de los jefazos. Su candidato a la presidencia es… Hillary Clinton. ¡Vaya broma!

Pero como señaló Karl Marx hace un siglo y medio, “toda lucha de clases es una lucha política”. En esta época de capitalismo decadente, toda lucha para defender los intereses más elementales de los trabajadores choca contra los límites de la propiedad privada. Lo que se necesita es un partido obrero que esté listo y dispuesto a llevar la lucha hasta su conclusión necesaria.

El hielo comienza a resquebrajarse. Mucha gente puede ver lo escrito en la pared. Nosotros del CSWP queremos llevar el mensaje a los trabajadores de todo el país de que necesitamos luchar por la independencia política. Y aunque los primeros pasos puedan ser parciales, no dejaremos de insistir en que es preciso formar el único tipo de partido que realmente puede luchar en defensa de los intereses de la clase obrera y los oprimidos hasta el final: un partido con un programa de lucha clasista que luche por un gobierno obrero. Esta lucha requiere un núcleo duro de militantes clasistas arraigados en las organizaciones obreras y entregados a la lucha por este programa. El CSWP busca construir ese núcleo. ¡Súmate a nosotros!

¡Ningún apoyo a los demócratas, republicanos ni a ningún partido patronal!

Resolución aprobada unánimemente por el Local 10 del IUPAT en su asamblea del 17 de agosto de 2016. Disponible aquí en inglés.

Considerando que los patrones tienen dos partidos que representan a su clase mientras los millones de trabajadores no tienen ninguno, y

Considerando que el presidente demócrata Barack Obama despachó a la Guardia Costera para proteger a los esquiroles en contra del Sindicato de Estibadores y Almacenistas (ILWU, por sus siglas en inglés) durante el lockout (paro patronal) de 2013-2014 de los trabajadores portuarios del Noroeste del Pacífico, y

Considerando que la gobernadora demócrata Kate Brown se opuso al –y socavó– movimiento por un salario mínimo de 15 dólares por hora en el estado de Oregon, y

Considerando que en 2014 los demócratas se unieron a los republicanos en el Congreso de la Unión para aprobar una desastrosa “reforma” del sistema de pensiones, lo que permitió a los patrones evadir sus obligaciones y estafar a nuestros jubilados, y

Considerando que los dos mandatos del demócrata Barack Obama han sido ocho años de guerras sin fin en el Medio Oriente, África del Norte y Asia, resultando en indecibles sufrimientos humanos, millones de refugiados y ataques contra nuestros derechos democráticos en este país, y

Considerando que la administración del Partido Demócrata ha deportado unos 5 millones de inmigrantes, lo que constituye un récord, y

Considerando que en todo el país, desde Oakland hasta Baltimore, la policía a órdenes de alcaldes demócratas asesina con regularidad a hombres y mujeres negras con impunidad, y

Considerando que la elección presidencial de 2016 nos ofrece “elegir” entre un payaso delirante y racista, por un lado, y un representante de carrera de Wall Street, y

Considerando que el candidato demócrata a la vicepresidencia, el gobernador del estado de Virginia Tim Kaine, apoya las leyes rompesindicatos del “derecho a trabajar” (que prohíbe contratos que estipulan la adhesión sindical de todo el personal representado), y

Considerando que los demócratas y republicanos son, y siempre han sido, partidos rompehuelgas y guerreristas de los patrones, y

Considerando que en tanto el movimiento sindical sigue apoyando uno u otro partido patronal estaríamos condenados a la segura perdición, en virtud de lo arriba expuesto

Resolvemos que el Local 10 de la IUPAT no apoya ni a los demócratas, ni a los republicanos ni a ningún partido o político de los patrones, y

Resolvemos que exhortamos al Sindicato Nacional a repudiar su respaldo a Hillary Clinton para la presidencia, y

Resolvemos que instamos al movimiento obrero a que rompa con el Partido Demócrata y construya un partido obrero de lucha clasista”. ■